Aquilino Cayuela Cayuela (Totana, Murcia, 1967) 

Casado, padre de cuatro hijos y Familia en Misión en Berlín, Alemania, desde 2012. 

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación y Licenciado en Sagrada Teología. 

Es Profesor Ordinario de Filosofía Moral y Política y Prefecto académico del Studium Philosophicum-Teologicum del Seminario Diocesano Redemptoris Mater de Berlín.  

Es Profesor Invitado en el Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala, de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, en Madrid (España). Imparte cursos de Teología Moral en centros universitarios de Israel y Dinamarca.

Ha ocupado cargos académicos en otras universidades: Profesor Titular y Vicedecano en la Universidad Cardenal Herrera CEU, de Valencia, (2003-2012); Profesor en el I.S.C.C.R. “San Agustín”, de la U. P. de Comillas, (1999-2003) y Profesor en el Pontificio Instituto Juan Pablo II, de la Universidad Lateranense, (2001-2003). Ha impartido cursos en la Universidad de Navarra y en la Universidad Católica de Valencia. Es miembro del Equipo Responsable de Profesores y Doctores Itinerantes del Camino Neocatecumenal.

Ha recibido importantes Premios literarios y de ensayo: el Premio de Narrativa Ciudad de Valencia “Vicente Blasco Ibáñez” (2008), por su novela: El hombre de Arena. El Premio Ángel Herrera a la mejor labor de investigación en Humanidades (2008), o losPremios Ángel Herrera a la mejor labor de investigación en Ciencias Sociales (2011 y 2012). 

Ha escrito distintas obras entre las que destacan: Carmen Hernández. Notas Biográficas (2021); Vulnerable: To Be Between Life and Death (Switzerland, 2016), El curso de la historia (Barcelona, 2012); ¿Providencia o Destino? (Barcelona, 2010); Path-Ética (Madrid, 2007); Argumentos Bioéticos (Madrid, 2006); Vulnerables. Pensar la fragilidad humana (Madrid, 2005).

La familia en un medio hostil. Los retos del matrimonio y la familia en la cultura de la disolución

Introducción:

Vivimos en una sociedad donde los vínculos tradicionales han caído: principalmente la familia y el matrimonio. Ha sido un proceso veloz pero las relaciones humanas a día de hoy son descomprometidas, individualistas, desvinculadas, bajo una cultura egoísta, dominada por el hedonismo.

Por eso hablar de matrimonio, familia o, simplemente de “comunidad» en estos tiempos resulta casi un prodigio, en medio de una atmósfera moral tan inhóspita como la presente, donde el pensamiento tardo- moderno parece continuamente abocarnos al “conflicto” en debates inacabables y polémicos, especialmente en el campo de la filosofía práctica, centrados más en “aquello” que nos divide o enemista: desigualdad, género, empoderamiento, diferencia, deconstrucción. Todas estas dialécticas resaltan las divergencias y se alimentan del conflicto.

¿Cual son los retos y dificultades para la concepción cristiana de familia?