El Padre Ferran Jarabo Carbonell es uno de los grandes motores que impulsa el desarrollo de este Encuentro AOF. Su deseo llevar al corazón de las familias de hispanohablantes en Alemania esta experiencia de Arte y Oración. Desde 2021, él es el Delegado Nacional de las Comunidades Católicas de Lengua Española en Alemania, además de ser el Párroco de la Misión de Wiesbaden.

La organización de este evento, así como la proyección de encuentros y misas a través de streaming y la gran tarea de difusión de las actividades de la Pastoral hispano latina en Alemania, son importantes logros de su tarea en este servicio de entrega a la comunidad; ya que uno de sus fuertes anhelos es impulsar la parte tecnológica y la evangelización digital, así como también la participación de los laicos en la Iglesia.

“No quiero tomar nunca las decisiones sólo, siempre en consenso. Que seamos todos los que tratemos de sacar aquí en Alemania la iglesia adelante. Mi línea pastoral es continuista con lo que ha hecho Raúl y a partir de ahí me gustaría impulsar todo el tema digital (…) Raúl lo ha trabajado mucho, ha puesto los cimientos y ahora hay que acabar de lanzar eso”. Otro anhelo es profundizar la relación con los párrocos asentados en Alemania; y sobre el Consejo Nacional Pastoral (CONAPA) el Delegado aseveró que es muy importante darle un máximo impulso: “Creo que la iglesia es de todos y, por lo tanto, también de los laicos”.

Su historia

“Las cosas de Dios no son tan rectilíneas como nosotros pensamos”. Así comienza el padre Ferrán a contar su historia en el sacerdocio. A los 13 años el joven catalán sintió la llamada del Señor mientras pertenecía a un grupo de juventudes marianas vicéncianas. Su ilusión era ser misionero, estar al lado de los más pobres, pero no contó con el apoyo familiar por su corta edad. Sin embargo, continuó colaborando con algunos grupos en la parroquia de su comunidad, tiempo que compaginó con la preparación educativa. Estudió Turismo; formación que le permitió conseguir un empleo en el área de más demanda en la ciudad de Girona (Costa Brava española, ubicada en comunidad autónoma de Cataluña).

También hacía teatro junto a otros jóvenes, arte por el que recibiría propuestas profesionales de mayor envergadura. 10 años después de su primer intento en servirle al Señor, decidió dejarlo todo y comenzar a estudiar en el Seminario. “Fue una decisión muy difícil, porque aún mi padre ponía reticencias, a pesar de que mi padre es un hombre de muchísima fe (…) por un lado tenía el teatro que me llenaba muchísimo, por el otro las esculturas; yo soy un hombre de muchas aficiones (…) y estuve en el seminario hasta el 4 de octubre de 1997 ”.  

  • Pineda de Mar (Girona) fue la primera parroquia que lo recibió como sacerdote y coautor del trabajo con jóvenes de la pastoral.
  • En la iglesia Santa María de la Bisbal (Girona) estuvo a cargo de los jóvenes de la pastoral a nivel diocesano.
  • Jarabo recuerda con especial agrado a las iglesias situadas en la frontera con Francia, ahí organizó actividades infantiles, donde la integración parroquial del 100 % de los jóvenes de la comunidad hizo posible la realización de los proyectos.

En la ciudad de Salamanca (España) Jarabo realizó su doctorado. Su trabajo final lo conectó con Alemania directamente, pues su tesis como Filósofo estaba basada en el autor alemán Dietrich von Hildebrand (1889-1977). Por tal razón viajó a Berlín, pues Ferran consideraba que debía aprender algo de la cultura germana. En la capital alemana aprendió el idioma local en el Goethe Institut, colaboró en la Misión española dirigida por los párrocos Emilio Muñoz () y Exiquio Estrada ()  y en la comunidad alemana acompañó al padre austríaco Hans Hausenbiegl.

Fue precisamente este último quien le daría la idea de ser profesor de filosofía en Alemania. “Yo hablé con mi Obispo y él me dejó ir, estuve en Berlín dando clases de filosofía en el seminario y colaborando con la misión católica española en Berlín”. Al regresar a España pasó por cuatro parroquias en la Costa Brava (Girona): Castillo de Ampurias, La Nova de la Muga, Sam pera Pescador y Torrella de Fuviá. Después regresaría a Alemania.

El punto de inflexión

La ubicación geográfica de Girona la posiciona como una ciudad turística por excelencia. La Costa Brava española presenta en el verano una ocupación del 100 %, con turistas llegados de cualquier parte del mundo. El tráfico terrestre se hace presente en cada calle o avenida, por tal motivo, muchos de los residentes se movilizan en motocicletas y Jarabo Carbonell no era la excepción. El sacerdote catalán fue víctima de la imprudencia de un conductor que no respetó las señales de tránsito, embistió con su auto la moto del padre y lo expulsó lejos de la vía. Afortunadamente, Dios le recordó que aún debía seguir enseñando y uniendo parroquias en el mundo; aún lo tenemos entre nosotros. Después de su accidente  pasó tres meses ingresado en un hospital. Las secuelas del accidente aún las lleva consigo en su vida diaria.

 “Yo pensé en ese momento que Dios me pedía hacer un cambio, que todo esto que había pasado en mi vida me llamaba a un cambio. Recordé donde yo fui muy feliz y tras conversaciones con mis consejeros pensé que, tal vez era una buena idea volver a Alemania, donde yo en Berlín fui muy feliz. En ese momento me dirigí a la Conferencia Episcopal Española (CEE) y les dije todo el tema de las Misiones que yo había conocido, como estaban, me dijeron que sí, que necesitaban gente; me ofrecí (…) y me dijeron que venía para Wiesbaden (capital del estado federado de Hesse, Alemania) y yo feliz”.

A su llegada a la Misión en Wiesbaden  en el año 2018, el sacerdote catalán tenía algo muy claro: “las misiones son para que nos integremos con los alemanes”. En sus inicios al frente de esta misión manifestó expresamente su intención de trabajar con las parroquias locales; petición que fue aprobada. Así que dividía sus actividades entre un 80 % en la comunidad española y un 20 % en la comunidad alemana: “yo quise, yo pedí trabajar con ambas comunidades, de lo contrario yo tenía la sensación de que estaba creando un gueto”. Las parroquias de San Pedro y Pablo (St. Peter und St. Paul), San José (St. Josephs), Corazón de Jesús (Herz Jesu), St. Kilian, St. Brigitt, y St. Edvin, son solo algunas en las que el padre Ferrán se ha integrado.

* Fragmento de la entrevista realizada por Nardy Guerrero en "Carta a los padres"